10 de set. 2014

DENIM (De Nimes) Jeans (De Génova) Como duele!

Un artículo de 
"Karl-Heinz Müller o el tipo que más sabe de vaqueros de Europa"






Hoy os cuelgo este artículo para saber la historia de los Jeans y también para honrar la memoria de una fábrica en Guipuzkoa que en la época de Levi's Srauss ya fabricaba ropa muy parecida a los famos Tejanos. 




Todo parece indicar que no es así, de otro modo lo sabríamos, descuidad. Mirad cómo sacamos pecho con el Chupa Chups y la fregona. La ausencia de chulería patria unida a la evidencia de la mano de Levi Strauss tras el invento nos conduce a la respuesta: no. Pero en un pueblo de irreductibles guipuzcoanos sueñan con haber contribuido a inventar la prenda más importante de la era industrial y post industrial. Y dejan una chispa de duda.
La palabra denim tiene su origen en el origen del tejido de algodón que se enviaba desde Europa a Estados Unidos para fabricar tiendas de campaña, velas de barcos y toldos para los carros. La tela provenía “de Nimes”, y de la contracción fonética proviene denim. De Génova (Gênes) también partían sargas al Nuevo Mundo. Y de Gênes a ‘jean’. Así que el origen del vaquero, del tejido vaquero, es europeo. Fue Levi Strauss quien en 1873 confeccionó con estas telas resistentes pantalones para los agricultores y buscadores de oro que necesitaban pantalones duros, con aguante al roce y la humedad, pero que permitieran el movimiento. Así, más o menos, nació el pantalón vaquero. Y digo más o menos porque las sargas de algodón que dan origen al denim no provenían exclusivamente de estas zonas de Francia, sino que también lo hacían del resto de Europa. Manchester, el gran productor de algodón europeo, era el gran proveedor de algodón de Estados Unidos. Allí, además, a partir de 1780, ya existían fábricas de tejido de algodón. Aún así siguieron llegando lonas de Europa.
En un remoto pueblo de Guipúzcoa, a miles de kilómetros de Estados Unidos, una pequeña fábrica española importaba algodón de Manchester y Liverpool para producir este rudo tejido. Los algodones de Bergara gozaban de reconocimiento en España. La empresa guipuzcoana nacida en 1846 a orillas del río Deba, mandaba parte de su producción a Bayona, pues dos de sus tres socios nacieron allí. Judíos de origen sefardí, mantenían relaciones comerciales con otros judíos que exportaban lonas a Estados Unidos. Por eso Tavex, que es como se conoce ahora a esta empresa crecida en el barrio de San Antonio de Bergara, sospecha, o más bien quiere soñar, que entonces algún pantalón Levi’s Strauss se confeccionó con aquellos famosos algodones que producían. Y el quiebro a la historia aún puede ser más agudo: Tavex ya fabricaba estos tejidos en 1846. Principalmente se vendía en España y ya en esas fechas se confeccionaron pantalones con esa dura sarga. La creación de Levi’s data del año 1873, así que José Luis Zabaleta, medio en broma pero con la seriedad que otorga la repetición de las anécdotas posibles, me hace un guiño y suelta: “¿y si el vaquero se inventó en Bergara?”.
Trabajadores de Algodonera de San Antonio en 1901
Allí estuvimos, sentados en la casona que, durante años, junto con la fábrica de la que ya no queda más que un pequeño muro, fue sede de Algodonera de San Antonio, el germen de Tavex. La planta de Bergara cerró sus puertas en 2010, tras más de 150 años de producción de algodones y de los famosos “azules de Bergara” -el azul de los monos de trabajo y de los pantalones de pescador-. A partir de los 60 se especializó en la producción de denim y en los 90 se convirtió en el segundo grupo fabricante de denim de Europa. La llegada de la moda rápida, de la guerra de precios y la entrada de productores más competitivos no permitió que la planta de Bergara fuera viable en el nuevo siglo. Ahora Tavex tiene plantas en Marruecos, Brasil, México y Polonia. José Luis Zabaleta, director comercial de Tavex, aún lo ve complicado: “Mientras dejemos que China siga devaluando artificialmente su moneda, por no hablar de los sueldos que pagan, la competencia es muy difícil”, me dice.
Ahora mismo Tavex fabricar vaqueros para DieselDiorScotch & SodaReplayEnergieMiss Sixty, además de para cadenas de moda rápida como Zara o Topshop. Sus vaqueros son premium, es decir, fabrican para marcas o para la gama alta de las grandes cadenas. Esto les aporta alegrías, como explica José Luis: “trabajamos con marcas como Diesel, muy profesionales: colaboramos con una persona de dentro de la empresa para desarrollar el tejido y después gestionamos el proceso conjuntamente”. Sin embargo, algunas otras marcas delegan en ellos: “nos encargamos del I+D. Experimentamos con los tejidos y después los presentamos a las marcas”, cuenta.
En el suelo cientos de pantalones vaqueros de los que me enseña alguna particularidad: acabado encerado, denim sin lavar, gramaje super reducido hasta alcanzar densidad de leggin. Tavex, con sus diferentes nombres, ha pasado por todas las etapas del denim. El pantalón vaquero representaba en Estados Unidos un modo de vida, el de un amante de los orígenes, de la naturaleza. Se transformó después en un icono de rebeldía e inconformismo. A Europa llegó primero a través de los soldados americanos desplazados en la II Guerra Mundial. Después gracias a Marilyn, Brando y James Dean. Al principio su carácter fue puramente funcional. Era ropa de trabajo dócil, resistente, transpirable. Después, con la influencia del cine y de la estética americana, el tejano se aburguesó y se convirtió en símbolo de juventud y ruptura, sirviendo de indumentaria a los estudiantes de mayo del 68, a músicos inconformistas, a escritores malditos y a jóvenes rebeldes.
Cartel de Tavex de 1994
A partir de los 60, Algodonera de San Antonio, consciente de la demanda de pantalón vaquero, comienza a comprar maquinaria específica para fabrica esta sarga con la trama en crudo y la urdimbre en índigo. Tras el lavado, el azul destiñe al blanco y la tela va clareando con el uso. Cuando Tavex se incorpora al denim precisa infraestructuras y personal formado para lanzarse a un mundo nuevo. La tecnología implantada en esa época permitía utilizar hilo más económico, pero menos resistente. Levi’s, sin embargo, tenía unos estándares de calidad heredados de cuando sus pantalones servían como ropa de trabajo: el tejido tenía que soportar tirones y pesos para pasar el corte. Así lo hizo Tavex a partir de 1975, cuando Levi’s escogió a la empresa como proveedor exclusivo de sus denims básicos.
Ese espaldarazo consagró a Tavex como un gran fabricante de denim y como tal han visto pasar las épocas del tejano: la del lavado a la piedra inventado por Marithé Francois Girbaud , la de la vuelta a la tecnología ring en la que se emplean hilos de mucha mejor calidad, todo esto en los 80, o la más reciente incorporación de elastanos y resinas en el tratamiento del vaquero. También han visto a las grandes marcas de la moda europea adoptar esta prenda universal. Armani, Valentino, Versace se lanzaron al denim de cabeza. Yves Saint Laurent, fue un devoto del denim, y lo dejó dicho en sus colecciones y también en la famosa frase: “Me gustaría haber inventado el blue jean: son lo más espectacular, lo más práctico, lo más relajado y desenfadado. Tienen expresión, modestia, sex appeal y sencillez, todo lo que espero que tenga mi ropa”. Hasta Lagerfeld, que es mucho más fan de la camisa blanca (con ESOS cuellos) dedicó en Chanel conjuntos al vaquero.
A partir de los 90 la empresa serpentea entre la ampliación y la rentabilidad. Compra Tycesa, de Saénz Merino, creador de Lois y fabricante de jeans para Wrangler, entre otros muchos. Abren planta en Marruecos. Ya en los años 2000 abren planta en México, se fusionan con Santista Textil, una empresa brasileña, y dan el paso más triste de toda su historia: cierran la planta de Bergara. Un poco antes habían cerrado también dos plantas en Valencia. “Ya no queda textil en España. Los precios no son competitivos y hoy en día la gente quiere ropa barata”, dice, con pena, Zabaleta.
Vale que Tavex no inventara el pentalón vaquero, pero durante años sus azules de Bergara vistieron a la mayoría de los trabajadores españoles. Después, si lo piensas, quien más quien menos ha tenido un vaquero de Tavex.