23 d’ag. 2014

Quien era Madeleine Vionnet ?


Madeleine Vionnet


 Madeleine Vionnet (Chilleurs-aux-BoisLoiretCentroFrancia22 de junio de 1876-París2 de marzo de 1975) fue una diseñadora de alta costura francesa, y como tal, una de las figuras más influyentes de la historia de la moda. Fundó en 1912 la firma Vionnet, con la que comenzó a aplicar técnicas revolucionarias como el corte al bies.



Fué, junto a Chanel, una de las diseñadoras que ,ás influyó en Balenciaga.

       

 

 

 Madeleine Vionnet  fue una innovadora diseñadora de alta costura francesa muy influyente en la historia de la moda, ya que se le atribuyen importantes aportaciones. Rivalizó en talento con Coco Chanel y para muchos es la gran revolucionaria de la moda de principios de siglo XX.


 

Nacida en el seno de una familia modesta, tuvo que dejar la escuela a los 12 años. Aprendió corte y confección y trabajó durante un tiempo en París. Con 16 años se trasladó a Inglaterra, donde con 20 años asumió la dirección del taller de la modista Kate Reilly, quien surtía a la familia real inglesa. En 1900, de vuelta en París, entró a trabajar en la reputada casa de moda de las Soeurs Callot, famosas creadoras de alta costura, reconocidas sobre todo por el refinamiento de sus modelos, donde se convirtió en mano derecha de Marie Callot, la responsable de la faceta artística del negocio: “Gracias a ellas he podido hacer Rolls Royce. Sin ellas hubiese hecho Fords” (Vionnet). En 1906, fue contratada porJacques Doucet para renovar la imagen de su casa de costura, y Vionnet la revolucionó proponiendo unos vestidos simples que liberaban el cuerpo, concebidos para llevar sin corsét y presentados con las modelos descalzas, que atrajeron especialmente a las actrices del momento, como Eve LavallièreRéjane y Lantelme.

  

Madeleine Vionnet es recordada por su intrépida mente creativa y su impecable sentido de la elegancia, cualidades que le ayudaban a establecer el equilibrio para alcanzar siempre un resultado sofisticado y perfecto. También es considerada como una de las grandes defensoras de la liberación de la silueta femenina, adaptando las telas al cuerpo y dándole un vuelco al corte al bies, creando hermosos drapeados que hasta hoy nadie ha conseguido superar. Su vestido de noche color marfil (1935) se considera una obra maestra, cuya caída perfecta se debe a una única costura, lo que para su creadora constituía el objetivo más elevado. Es posible que la habilidad de Madeleine Vionnet para crear estos cortes a partir de formas simples como cuadrados o triángulos, se debiera a su pasión por la geometría. Además adaptó, a la silueta femenina, las prendas de sastrería masculina. Firme defensora de que los vestidos debían dejar traslucir la personalidad de quien los portara.




El caracter intemporal y de permanente belleza del trabajo de Vionnet se basa en 4 pilares del Arte: la proporcion; Vionnet se inspiraba en las simetrías de Jay Hambidge (1867-1924, pintor estadounidense, estudiante minucioso del arte clásico); el balance, que tiene que ver con teorías de la antiguedad como la “sección de oro” (número  descubierto en la antigüedad, no como  “unidad” sino como relación o proporción entre partes de un cuerpo o entre cuerpos); el movimiento, que estaba representado con el corte al bies, haciendo énfasis en la idea de que el vestido es una segunda piel en movimiento; y la verdad, una simplicidad arquetípica, inspirada en los griegos (chiton/peplos). Vionnet fue considerada la Euclides de la moda, por su precisión milimétrica; una rigurosa geometría dominaba sus creaciones, concibiendo los vestidos a partir de la repetición de figuras como cuadrados, triángulos, rectángulos o círculos. Bajo una aparente simplicidad, cada modelo conllevaba una estudiada estructura. Nada rompía la línea, ni cierres ni botones, y la mayoría se pasaban por la cabeza, como si de un jersey se tratara.


Madeleine Vionnet murió en 1975, a los 99 años, pero su legado estaba destinado a influir la moda contemporánea. Sin dibujos preparatorios, creaba sus prendas directamente sobre un maniquí en miniatura que más tarde ampliaba en escala al tamaño real.  Se inspiraba en las formas geométricas del cuadrado, el rectángulo y el círculo, que luego doblaba, fruncía, etc para crear las texturas y formas. Su ideal no tenía costuras, ni botones, ni broches…ni corset. Fue una  suprema escultora que convertía la tela en la forma más pura de arte. Tal vez el discreto segundo plano que esta creadora ocupa entre los grandes nombres de la moda, sea el último signo de la genuina elegancia que atraviesa toda su obra.

    La casa continúa viva gracias a que en 2008, Matteo Marzotto propietario de Valentino, y Gianni Castiglioni, la adquirieron y emprendieron el proyecto de recrear la herencia de Vionnet. Actualmente Rodolfo Plagialunga es su director creativo.